Política


Lo que debes saber sobre el primer debate presidencial

Los tres aspirantes a la presidencia de México se ven las caras este domingo en un primer debate en el que se espera una dura confrontación sobre algunas de las preocupaciones que aquejan a los mexicanos como la salud, la violencia contra las mujeres y la corrupción, una de las banderas del gobierno saliente que ha dominado parte del primer mes de campaña electoral.

Por primera vez en la historia, las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), en la Ciudad de México, será la sede donde se realice este encuentro en el que participarán las personas abanderadas por la coalición Sigamos Haciendo Historia (Morena, PT y PVEM, la alianza Fuerza y Corazón por México (PRI, PAN y PRD) y el partido Movimiento Ciudadano.

Este primer ejercicio también se transmitirá en punto de las 20:00 horas de manera simultánea en tres lenguas indígenas:

Náhuatl
Maya
Tsotsil
De igual manera se difundirá en Lengua de Señas Mexicana.

Guadalupe Taddei, consejera presidenta del INE, convocó a los partidos políticos, a las organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y ciudadanía en general a estar pendientes de la transmisión de este primer debate presidencial.

El primer careo televisado entre los candidatos se da a menos de dos meses de los comicios generales del 2 de junio en los que se perfila como favorita Claudia Sheinbaum, abanderada del partido gobernante Morena. Se mantiene arriba en las preferencias electorales superando por más de veinte puntos a su rival más cercana, la exsenadora opositora Xóchitl Gálvez.

Con un margen mucho mayor, está el exdiputado opositor Jorge Álvarez Máynez como tercer candidato.

De acuerdo con las reglas acordadas por el Instituto Nacional Electoral (INE), que organizó el evento, el primer debate se extenderá por dos horas y se dividirá en tres segmentos. Los candidatos responderán a las preguntas que realizó la ciudadanía por las redes sociales sobre asuntos claves.

Los moderadores contarán con 108 preguntas de las 24,000 que formularon los ciudadanos de toda la República Mexicana a través de redes sociales del 20 de febrero al 21 de marzo; y que fueron filtradas y seleccionadas por Signa Lab, el Laboratorio de Innovación Tecnológica y de Estudios Interdisciplinarios Aplicados, que está adscrito al ITESO.

De esas 180 preguntas, solamente 30 serán planteadas durante el debate que tendrá una duración estimada de 120 minutos.

Desde el inicio de la campaña electoral el 1 de marzo, la corrupción, un problema que ha golpeado por años a México, ha dominado parte del debate electoral y ha sido utilizado por los candidatos para atacarse mutuamente.

Sheinbaum ha llamado a sus electores a salir a votar el 2 de junio para asegurar la continuidad del proyecto político de su mentor, el mandatario Andrés Manuel López Obrador, y para evitar que “regrese la corrupción” de los gobiernos anteriores, en referencia a los tradicionales Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN), que apoyan a Gálvez.

Por su parte, la exsenadora opositora también ha aprovechado la campaña para denunciar supuestos hechos de corrupción que involucran a dos de los hijos de López Obrador en contrataciones para la construcción de un tren turístico en el sur del país, conocido como el “Tren Maya”. Ha planteado que, de llegar Sheinbaum a la presidencia, “será la tapadera de los casos de corrupción de este sexenio”.

En esa misma línea, el candidato Álvarez Máynez ha expresado que sus contrincantes representan la continuidad de los males que han golpeado a México por varios sexenios como la corrupción. Y ha proclamado que su proyecto representa una ruptura con esas viejas prácticas.

Los debates electorales se han convertido en las últimas décadas en una práctica cada vez más común que pueden llevar a giros sorpresivos en el resultado de los comicios, tal como ocurrió el año pasado en Ecuador. Pero en el caso mexicano no se prevé que genere mayor impacto en las preferencias electorales, que lucen muy definidas a favor de la candidata del partido gobernante, según indicaron analistas consultados por The Associated Press.

Aunque se ha minimizado su incidencia, en los últimos días ha surgido gran expectativa en torno al debate, alimentada por las críticas que hizo Morena a uno de los dos moderadores. El partido oficialista exigió imparcialidad y rechazó la decisión de la autoridad electoral de dejar en manos de los moderadores la elección de las preguntas.

Patricio Morelos, profesor en Ciencias Políticas del Instituto Tecnológico de Monterrey, duda de que el careo televisado pueda influir en las tendencias de los candidatos y lo atribuyó al desinterés de la ciudadanía y a la poca audiencia que los debates atraen.

Morelos planteó que en la mayoría de los casos sólo “sirven para reforzar posturas” de los candidatos y electores. “Cada candidato le habla a su perfil de votantes y, por eso, creo que los debates no son tan efectivos”, agregó.

Pese a ello, el asesor político Rubén Aguilar reivindicó la práctica y afirmó que su impacto será más mediático. Servirá para que una parte del país pueda conocer a los candidatos y saber qué piensan y cómo interactúan entre ellos. “Habrá sorpresas más de corte estrictamente mediático, en la medida que hay un sector muy grande de la población que no tiene ni idea de quién es Jorge Álvarez Máynez y de repente lo va ver y se va a encontrar con un señor y lo va a descubrir”.

A horas de que inicie el encuentro, la expectativa se mantiene sobre cómo actuarán los candidatos y las estrategias que seguirán frente a las pantallas.

Para Morelos, se verá una “fotografía” muy similar a la observada en las últimas semanas, en las que la candidata oficialista se ha apegado a la defensa del proyecto político de López Obrador y ha sido muy cuidadosa para evitar polémicas y cometer errores.

En el caso de Gálvez, el académico indicó que no cree que la opositora haga cambios en el discurso confrontativo que ha mantenido contra el mandatario y contra su candidata, porque “necesita acercarse en el menor tiempo posible a Claudia Sheinbaum y eso la obliga a ser confrontativa, a ser explosiva, a buscar ser disruptiva”.

Los analistas estiman que para Álvarez Máynez el debate será una oportunidad única para darse a conocer y es por ello que podría recurrir a propuestas llamativas para atraer la atención de los medios y lograr que se hable de él en los días posteriores.

Información de AP

7 abril, 2024
Notas Relacionadas