Actualidad


Pobladores ofrecen recompensa por cañones anti-granizo; solo hay una denuncia oficial

En lo que va de 2024, la Procuraduría de Medio Ambiente (PROAM), solo ha recibido una denuncia formal por el uso de cañones antigranizo en el municipio de Pátzcuaro, a la cual se suman tres reportes que alertan sobre el uso de dichos aparatos o cohetones para inhibir la cristalización del granizo, en Huiramba, Lagunillas y Yurécuaro.

En el conteo histórico de la PROAM, suman siete expedientes por el uso de estos cañones en los municipios de Peribán y Tacámbaro, los cuales se abrieron entre los años 2012 y 2014. En estos casos se impusieron multas por un monto total de 235 mil 877 pesos, detalló la dependencia.

Sobre este tema, Alejandro Méndez López, secretario de Medio Ambiente de Michoacán, explicó que el uso de dichos aparatos que -de acuerdo al Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)- generan ondas de choque mediante explosiones producidas por la ignición de una mezcla de gas, acetileno y oxígeno, interrumpe el ciclo natural del agua.

Recordó que dichos sistemas “están prohibidos en la ley”, debido al daño ambiental que provocan, a diferencia del sistema de sembrado o bombardeo de nubes que actualmente puso en marcha el gobierno del estado para provocar lluvias, y el cual no es tóxico y ha sido usado con éxito y seguridad en distintos puntos del norte del país.

“Es 20 veces más dañino el cañoneo de nubes que hacen de repente los cañones antigranizo, los cuetes que usan para alejar las nubes, eso es bastante más disruptivo del ciclo que lo que hace esto -el sembrado de nubes-“, dijo.
Explicó que la SECMA ha recibido entre 4 y 5 denuncias relacionadas al uso de cañones en las regiones de Pátzcuaro, Peribán y Jiquilpan, mismas que se han remitido a la PROAM y a la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Explicó que ha sido difícil dar con dichos instrumentos, pues “el problema es que antes había cañones antigranizo, que están fijos y visibles, ahorita lo que están aventando son cuetes, una especie de misiles; es difícil ver de dónde salieron o quién los planteó”, reconoció.

La dificultad para dar con estos cañones ha provocado que los propios habitantes de las regiones donde se cultiva aguacate ofrezcan, a través de redes sociales, recompensas de hasta 50 mil pesos, para ubicar los aparatos ilegales, pues afirman que estos no solo impiden la caída de granizo, sino que también provocan escasez de lluvia y con ello, sequía.

Rosendo Caro Gómez, titular de la Comisión Forestal del Estado (Cofom), coincide en que es complicado poder localizar cañones: “Yo no he visto ningún cañón antigranizo, eso no significa que no existan, seguramente existen y son muchos, pero no he visto funcionar ninguno”, refiere.
Consideró que, aunque el uso de dichas máquinas se asocia a la ausencia de precipitaciones, hay otro factores que impactan en la sequía.

“Yo no me atrevería a decir que eso es lo que esta provocando que no llueva, la ausencia de lluvias es producto de un fenómeno global que es el cambio climático, en el que todos los seres humanos en mayor o menor medida somos responsables”, concluyó.

26 junio, 2024
Notas Relacionadas