Ambiente


Proyecto de tren maya sí será sometido a evaluación de impacto ambiental, confirma Semarnat

El proyecto integral del Tren Maya sí será sometido a una evaluación de impacto ambiental, confirmó la Secretaría del Medio Ambiente.

A través de un comunicado de prensa, la dependencia señaló que los mil 525 kilómetros serán evaluados para verificar que no dañen el ecosistema, como lo marca la legislación.

Una vez que esto pase, se realice la consulta pública ambiental y las reuniones públicas de información con las comunidades afectadas por el proyecto, “se determinará la autorización que corresponda”.

Además, la dependencia informó que desde el 16 de diciembre se iniciaron los trabajos de rehabilitación y mantenimiento de los 723 kilómetros del recorrido que ya cuentan con una vía férrea en operación y que va de Palenque, Chiapas, a Izamal, Yucatán.

Los trabajos en dicho tramo, operado por Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec S.A. de C.V., consisten en obras de drenaje, limpieza, trabajo de terracería, y compactaciones y reforzamientos que no requieren una manifestación de impacto ambiental, pero sí “debe observar lo dispuesto en el artículo 29 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), en las normas oficiales en materia ambiental y en la legislación sobre recursos naturales”.

“Lo anterior significa que las obras de mantenimiento y rehabilitación del tren actualmente en operación, se realizarán con plena observancia al cuidado y protección del ambiente”, precisó Semarnat.

Para los restantes 802 kilómetros de recorrido del tren se elaborará la MIA correspondiente “una vez que se tengan avances significativos” en el proyecto ejecutivo de la obra, es decir, una vez que se cuente con el conjunto de estudios y análisis técnicos y económicos cuya licitación iniciará en dos meses, de acuerdo a lo anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con los plazos previstos, una vez esté listo el proyecto ejecutivo, se elabora la MIA del proyecto integral y se presenta para su análisis y evaluación ante la Semarnat en 2019, para posteriormente elaborar la consulta pública ambiental y las reuniones públicas de información, “conforme a los máximos estándares de participación pública en la toma de decisiones ambientales”, indica la dependencia.

Será hasta entonces que se determine la autorización que corresponda, precisó.

Con información de Animal Político

18 diciembre, 2018
Notas Relacionadas