Ambiente


Lago de Pátzcuaro, su “peor histórico”: contaminación, sequía y saqueo

Morelia, Michoacán.- Frente al muelle de San Pedrito, en el Lago de Pátzcuaro, María Paz Pérez ve con tristeza el paisaje frente a sus ojos: “Esperaba ver un lago frondoso, lleno de agua, no tan contaminado y mucho menos en la sequía que está. Me voy un poco decepcionada, porque pareciera que es un engaño lo que vemos”, dice la turista que por primera vez visita el emblemático lago.

Entre la sequía que azota al país desde hace tres años, el aumento de la contaminación por las aguas negras y el saqueo del líquido a manos de productores aguacateros, el mítico Lago de Pátzcuaro atraviesa la peor de sus crisis.

En las zonas con mayor profundidad, el agua alcanza apenas los 30 a 50 centímetros, por lo que desde 2021, lugareños trabajan semanalmente en la limpieza de los canales del Muelle General, el Muelle de las Garzas y el Muelle de San Pedrito; de esta manera, las embarcaciones que transportan a turistas y habitantes de las islas, pueden circular sin riesgos de quedar varadas entre el lodo.

Con pala en mano, Don Eladio, junto a otros 14 integrantes de la Sociedad Cooperativa del Muelle General de Pátzcuaro, trabajan bajo los intensos rayos del sol en el desazolve del canal, “para hacer más profundo el muelle, para que nuestras embarcaciones no tengan problemas al salir a la isla, si no se hace este trabajo no pueden moverse, cada embarcación en estos momentos está golpeando -con el azolve- lo que es la propela y menos podemos navegar”, refiere el habitante de Janitzio.

Y es que a través de este muelle, los niños y jóvenes estudiantes, profesionistas y trabajadores provenientes de la Isla de Janitzio, arriban a la ciudad de Pátzcuaro para llevar a cabo sus actividades, por lo que el nivel del lago debe mantenerse en al menos 75 centímetros. Anteriormente cada lancha tenía capacidad para transportar a 50 personas, ahora, solo pueden abordar 15.

En el muelle de San Pedrito, la realidad no es distinta, pero en este punto, la contaminación es más perceptible gracias al fétido olor que desprenden las aguas negras que llegan desde el Río Huani y desde la planta tratadora San Pedrito, que, a decir de los administradores del embarcadero, no limpia el agua al cien por ciento.

“Tenemos como 15 por ciento de agua y lo demás es lodo de las aguas negras que vienen del centro -de la ciudad-. Aunque tapemos aquí en el canal, el agua se irá a la Isla de Janitzio y se sigue contaminando el lago. Estamos a punto de que nos agarre la cólera aquí; el lago está enfermo, así como hemos pasado la pandemia ahorita le tocó a los lagos, que no hay agua y estamos sufriendo”, expresó Pedro Luis de la Cruz Campos, presidente de la Sociedad Cooperativa Janitzio.

A la sequía y la contaminación, se ha sumado otro gran problema: la extracción de agua para las huertas de aguacate. Tata Pedro, afirma que, por noche, se aproximan a los municipios de Pátzcuaro, Erongarícuaro, Quiroga y Tzintzuntzan, cerca de 200 pipas que acarrean el líquido hacia las siembras del “oro verde”, por lo que exige al gobierno del estado que ponga un alto a los “piperos”, pues cada unidad puede almacenar hasta 10 mil litros de agua.

El desgaste que ha sufrido el Lago de Pátzcuaro, a lo largo de cinco décadas ha sido documentado y estudiado por Arturo Chacón Torres, investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), quien señala, este cuerpo de agua ha perdido de tres a cuatro metros de profundidad en los últimos 30 años. Para el experto, que también indaga la sequía de los lagos de Cuitzeo y Zirahuén, explica que son seis las causas de este fenómeno:

La primera “es el cambio climático, que provoca sequías prolongadas derivadas de las oscilaciones del Niño y la Niña” así como “circunstancias que se llaman anticiclones”, la segunda, “es el saqueo del agua para la agricultura”; la tercera, es el agua embotellada, “pues las embotelladoras tienen las concesiones más grandes en la historia de México en términos de explotación del agua”.

Y continuó: la cuarta, “es el problema de la contaminación” y la quinta “es que las autoridades encargadas de la gestión del agua nunca lo han hecho, no existe una participación activa de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para proteger el agua y llevarla a una gestión sostenible”; finalmente, la sexta “es que México tiene una huella hídrica muy profunda, es decir, que para los bienes y servicios que recibimos como ropa, carne, plástico, etcétera, se gasta una gran cantidad de agua que termina por abatir los acuíferos y las aguas superficiales”.

Al respecto, la Conagua en Michoacán expuso que el Lago de Pátzcuaro presenta el nivel históricamente más bajo, de manera que, de acuerdo con la escala de referencia que usa la comisión para medir volumen, este estanque se cataloga “sin nivel de agua”, por lo que reconoció, este manto acuífero enfrenta su peor crisis en cuanto al bajo nivel y al cambio de uso de suelo que a su vez, genera contaminación por el uso de agroquímicos que desembocan en las aguas.

Octavio Muñoz Torres, subdirector técnico en la dirección local Michoacán de la Conagua, consideró que las acciones para sanear al lago, deben emprenderse desde la cuenca media y alta, donde “se ocupa una mayor regulación y vigilancia porque poco a poco el cambio de uso de suelo va creciendo, con esto ayudaremos a que el lago recupere, si no su nivel de agua, sí su condición ambiental en todo el entorno”.

El funcionario puntualizó que hasta ahora, no hay ninguna denuncia por el apoderamiento ilegal del recurso natural para las plantaciones aledañas, por lo que pidió a los habitantes de la ribera del lago, aportar información y datos para proceder legalmente en contra de los responsables del saqueo de agua.

29 febrero, 2024
Notas Relacionadas