Especial fotográfico


¡Qué día!… Recuento de una marcha «de Arantepacua» en Morelia

Morelia, Michoacán.- La protesta que este viernes habitantes de Arantepacua, llevaron a cabo en la ciudad de Morelia, dejó como resultado seis vehículos vandalizados (dos de estos particulares), tres unidades incendiadas y daños en cinco edificios públicos.

A bordo de al menos 5 camiones, los pobladores, respaldados por estudiantes normalistas, maestros y organizaciones indígenas, arribaron a la capital michoacana para manifestarse a siete años de la irrupción de fuerzas estatales y federales que derivó en la muerte a cuatro comuneros, entre esos, un estudiante menor de edad.

Los manifestantes arribaron a las afueras de Casa Michoacán (antes Casa de Gobierno), donde lanzaron cohetones al interior del inmueble; con piedras y resorteras también intentaron dañar las cámaras de vigilancia del C5i.

Un conductor particular que transitaba por la zona, también fue agredido a golpes y su vehículo vandalizado por un grupo de jóvenes encapuchados que portaban palos y piedras. Minutos más tarde, un elemento de la Policía de Morelia fue despojado de su motopatrulla, la cual fue incendiada.

Una vez que inició la marcha, los inconformes interceptaron a un camión repartidor de agua embotellada y refrescos, al cual prendieron fuego. Un kilómetro después, otra camioneta de una empresa de paquetería también fue vandalizada e incendiada.

Metros adelante, los jóvenes impidieron el paso a una camioneta particular que al ser amarilla, fue confundida con un automotor de una empresa de paquetería, por lo que también fue destrozada, a la par, otros jóvenes destrozaron una camioneta del Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En el trayecto, sobre la Avenida Juárez hasta la Plaza Carrillo, los manifestantes quebraron anuncios en las paradas del transporte público y realizaron pintas en tiendas de conveniencia y una sucursal del Banco del Bienestar.

[revo_gallery]

También irrumpieron en las oficinas del Servicio de Administración Tributaria (SAT), donde hicieron destrozos de equipo de cómputo, fotográfico y mobiliario.

A su llegada a Palacio de Gobierno, las acciones radicales continuaron con destrozos en ventanas y en el cerco metálico que protegía parte de la fachada. Ahí, retuvieron un camión de frituras y otro refresquero que usaron para tratar de derribar la puerta principal.

[revo_gallery]

Otro grupo de encapuchados se dirigió al Congreso de Michoacán, donde también lanzaron piedras a las ventanas y por debajo de la puerta, introdujeron cohetones que hicieron detonar. A un costado circuló una camioneta del Ayuntamiento de Morelia en la que escribieron consignas con pintura en aerosol.

[revo_gallery]

Frente a Palacio de Gobierno, los pobladores realizaron su propio “juicio”, en el que declararon culpable al ex gobernador Silvano Aureoles Conejo, ahora candidato a diputado federal, por haber ordenado el operativo policial en el que murieron las cuatro víctimas. También enjuiciaron a Adrián López Solís, entonces secretario de Gobierno y actual fiscal general, y a Juan Bernardo Corona, quien fungía como secretario de Seguridad Pública.

Elementos de auxilio y personal de seguridad en Palacio de Gobierno, lanzaron agua a los manifestantes y dos bombas de gas lacrimógeno, lo que enardeció a los comuneros quienes respondieron con el lanzamiento de cuetes.}

[revo_gallery]

Un grupo antimotin de la Guardia Civil intervino y logró repeler a los inconformes. Tras una persecución que terminó en la calle Allende, uno de los civiles fue detenido, mientras policías cercaron Palacio de Gobierno.

Finalmente, tras diálogo con autoridades, los habitantes de Arantepacua lograron que el manifestante aprehendido fuera liberado, por lo que dieron fin a su jornada de disturbios y se retiraron a su comunidad.

5 abril, 2024
Notas Relacionadas