Derechos Humanos


7 de cada 10 desaparecidos entre 15 y 17 años en México son mujeres; la trata, el motivo principal

 / Revolución TresPuntoCero

Malena tiene 16 años, vive en una población rural de Tabasco, la cual ha preferido no mencionar. Ella fue madre a los 11 años. Después de varias golpizas, su padre la dejó volver a vivir en su casa, narra a Revolución TRESPUNTOCERO. “A mí un narco me enamoró y luego me pidió que me fuera con él, pero me embaracé y no tuvo mayor problema en echarme de su casa”, dijo.

“Quise volver a mi casa pero cada vez que iba, mi papá me goleaba porque sabía que ya estaba echada a perder. Después de tanto ir, me aceptó. Mi hija nació y yo me dediqué a vender chácharas para darle de comer, no había de otra, dos años después que la tuve comencé a dejarla en casa”.

“Mis padres tenían sus asuntos por eso no podían ver dónde andaba la niña, no tenemos una barda, nuestra casa ni puerta tiene. En la noche ponemos tablas, así fue como se salió. No se sabe a qué hora pasó, pero yo regresé como a las cuatro de la tarde y ya no estaba. Pudo ser cualquiera, la buscamos, los vecinos solamente son tres familias, pero están lejos de nosotros”.

“De eso hace dos años, su padre no se la robó, pero no soy la única a la que le ha pasado. En otros poblados los niños se pierden, se roban mucho a las niñas, dicen que las venden a los padrotes para prostituirlas, dicen que mientras más pequeñas, mejor. Aunque también es porque las venden a familias que sí quieren y pueden tener hijos, ellos corren con mejor suerte”, comenta Malena.

La adolescente abandonó la búsqueda después de algunas semanas, dice que no había “donde más buscar” y tampoco se podía mover. Para entonces, “seguramente quienes la tenían ya estaban lejos”. Y es que en comunidades rurales, las niñas son robadas con mayor frecuencia que en la ciudad; posiblemente se deba a que la gente no denuncia, no conoce a dónde dirigirse para presentar una denuncia y exigir la búsqueda.

“En su mayoría son niñas las que son raptadas, porque son las principales víctimas de trata, la impunidad es aún mayor porque hablamos de familias que se encuentran en comunidades lejanas que desconocen los protocolos de búsqueda y no saldrán de su comunidad para denunciar, son de escasos recursos y es probable que tampoco las autoridades colaboren con ellas”, comenta a Revolución TRESPUNTOCERO la socióloga Andrea Torre.

Según informes de la Unicef, del total de personas desaparecidas entre 2006 y 2014 en el país, hay más de 6 mil niños, niñas y adolescentes, lo que representa 30% del total. También informó que en México desaparecen 1.8 más niñas y jovencitas a partir de los 12 años; es decir, el doble de niños y varones menores de edad.

“Uno cuando piensa en desaparición solamente lo asocia a personas adultas, pero no tenemos presente que hay niñas, niños y adolescentes. Es en este último grupo en donde las cifras son preocupantes, en estos últimos años se ha incrementado hasta un 200 % la desaparición de mujeres menores de edad”, explicó.

Del total de las desapariciones de personas entre 15 y 17 años de edad, siete de cada 10 son mujeres. Los estados con mayor incidencia de desaparición de niñas, niños y adolescentes, son Tamaulipas, Estado de México, Guanajuato y Distrito Federal”, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Una de las principales preocupaciones es el estado de México, donde ha sido muy marcada la desaparición de mujeres adolescentes, especialmente en municipios como Chimalhuacán, Ecatepec y Nezahualcóyotl.

El especialista subraya que el Estado no está realizando ningún tipo de acción para localizar a los menores de edad, lo cual es preocupante, por la desaparición masiva de mujeres adolescentes.

“Estamos tratado que dentro de la nueva ley, se cree un capítulo específico que se centre en la desaparición de niños y niñas porque no solamente se trata de víctimas adultas las que ahora se encuentran desaparecidas”, explicó Pérez; además, menciona que también son afectados de manera indirecta cuando viven en casa de una persona mayor de edad que sufrió ausencia forzada.

REDIM propuso crear un Protocolo de búsqueda especial para niños, niñas y adolescentes que sea diferente al utilizado para los adultos, porque no se puede iniciar el rastreo días después, pues se ha comprobado que, en términos de trata, las primeras tres horas son fundamentales para poder recuperar a los chicos. “El escenario es grave, es por ello que es necesario dichas recomendaciones sean apoyadas y realizadas”, agregó Pérez García.

El principal factor que provoca que exista mayor número de niñas desaparecidas que niños, se basa en que el crimen organizado ha encontrado a un buen número de mujeres menores de edad desprotegidas; generalmente de bajos recursos económicos y a quienes convierten en esclavas sexuales y las suman al tráfico de personas, según Pérez.

“En el caso de los varones, lo que estamos encontrando son motivos de reclutamiento forzado por parte también del crimen organizado. En 2011 se planteó que el gobierno debía crear programas de desvinculación de adolescentes reclutados de manera forzada; es decir, ofrecer salvoconductos o salidas con protección.

“Aun cuando son chicos que han sido levantados y privados de su libertad para después ser obligados a ejercer acciones delictivas a cambio de no ser asesinados, cuando bien pudieron tener la capacidad de escapar, de existir programas públicos que los protejan no terminarían siendo detenidos o ejecutados”, explicó Pérez García.

Mencionó que los menores de edad también son usados, a decir por las autoridades, para el tráfico de órganos e hizo referencia a los testimoniales del excomisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, quien dio a conocer que en dicha entidad, el tráfico de órganos de menores existía y era el grupo delincuencial de los Caballeros Templarios quienes lo practicaban; sin embargo, aunque prometió investigar el tema, jamás lo hizo.

25 enero, 2016
Notas Relacionadas