Lo más leído


El problema de la Guerra contra las Drogas no son las drogas sino la guerra: José Pablo Escobar

Rodrigo Caballero/ @RodCaballero

Morelia, Michoacán. José Pablo Escobar, hijo del capo colombiano Pablo Escobar Gaviria, dijo que la problemática de las drogas es que se haya iniciado un conflicto armado para erradicarlas, esto tras calificar como una “locura” la continuidad de la Guerra contra el Narcotráfico.

“Si hoy prohibiéramos la pizza tendríamos una guerra contra las pizzas” aseguró Pablo quien cambió su nombre a Sebastián Marroquín a los 16 años tras salir de Colombia por las amenazas de muerte que habían sobre su familia.

En una conferencia en la ciudad de Morelia Michoacán, Sebastián Marroquín señaló que México pasa por un proceso similar al que tuvo Colombia en la década de los 80 y este modelo de violencia –derivada de la prohibición de las drogas- se registra en todo Latinoamérica.

“Muchos países latinoamericanos ya pasaron el mismo camino con resultados similares porque no intentar otras soluciones” remarcó al proponer que haya un proceso de legalización que lleve a la paz de las naciones implicadas.

Para fundamentar su propuesta Marroquín aseguró que muchas drogas legales tienen consecuencias peores que las ilegales e inclusive el café fue ilegal en algún momento de la historia “pero ahora lo tomamos a diario y nadie dice nada” remarcó.
Series color de rosa

Respecto a su padre y las decenas de series, películas y libros que retoman su vida, Sebastián Marroquín las clasificó como “tristemente célebres” debido a la apología que hacen de la vida delincuencial de Pablo Escobar. “Dicen que la vida de los narcos es color rosa” afirmó.

En una gráfica, Marroquín muestra que fueron tan sólo 4 años de vida los que Pablo Escobar disfrutó de su fortuna antes de empezar a huir de la justicia colombiana después del asesinato del ministro Rodrigo Lara Bonilla. “Lo que pasa es que las series estiran esos años de disfrute y muestran a una especie de héroe o villano ya no sabemos si es bueno o malo” subrayó.

“Yo asumí la responsabilidad moral por lo que mi padre hizo, las muertes y el daño que causó que fueron muchos para todo el pueblo colombiano” reconoció Marroquín.

El hijo de Escobar supo el daño que provocó su padre después de conocer en persona a los hijos del ministro Rodrigo Lara y el candidato presidencial Luis Carlos Galán ambos asesinados por sicarios del Cártel de Medellín por órdenes del llamado ‘Patrón del Mal’. Reunión que quedó plasmada en el documental “Los pecados de mi padre”.
Estados Unidos no quiere acabar con las drogas

Respecto a la intervención de organismos estadounidenses como la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) en la Guerra contra el Narcotráfico, Sebastián aseguró que la política norteamericana es “hipócrita” además que no hay voluntad real para combatir el fenómeno a fondo.

Marroquín dijo que “nunca faltó la droga en las calles” ni siquiera con la muerte de Pablo Escobar a quien se acusaba de controlar el transporte del 80 por ciento de la cocaína consumida en Estados Unidos en 1980.

Según el hijo de Pablo Escobar, los aeropuertos norteamericanos son la principal ruta de entrada de drogas a los Estados Unidos lo que implica grandes niveles de corrupción por parte de las autoridades.

De hecho, cuando era más joven, Marroquín asegura haber sabido cómo su padre pagaba a los agentes de la DEA por cada kilo de cocaína que entraba a los Estados Unidos; situación excluida de películas, series y libros que hablan de su vida.
Así pues, reafirmó su propuesta para buscar la legalización de estas sustancias debido a que “las drogas no ameritan una guerra como la que vivimos” concluyó.

21 octubre, 2015
Notas Relacionadas