Derechos Humanos


La crisis humanitaria en México

Pedro Cervantes / @thachiskin 

No sólo en Europa se vive una crisis humanitaria por los miles de migrantes que llegan cada día, en México también existe una que ha dejado más de 120 mil centroamericanos desaparecidos desde el 2006.

Fray Tomás señaló que: “Mientras Estados Unidos levanta muros, aquí cavamos fosas para enterrarlos”, pues cada vez el número de fosas clandestinas con migrantes asesinados crece en el país, pero las autoridades ni los medios de comunicación dicen nada.

Son personas que también necesitan refugio, que huyen de sus países debido a la ola de violencia que impera en Centroamérica, por una mejor calidad de vida, pero al momento de pasar la frontera de México con Guatemala están expuesto a la delincuencia nacional.

Pues con la puesta en marcha del llamado Plan de la Frontera Sur, por parte de Enrique Peña Nieto, según los defensores de los derechos humanos lo que se está buscando no es una mejoría para los migrantes, si no hacer el trabajo sucio de los Estados Unidos.

Pues tan solo en los doce meses que lleva el plan se han deportado a 92 mil 889 migrantes según datos de la Oficina en Washington para Asuntos latinoamericanos, es decir sigue el mismo flujo de migración, pero los derechos humanos son cada vez peores.

La activista de los derechos humanos y portavoz del Movimiento Migrante Mesoamericano Marta Sánchez Soler, dijo que: “El problema para los migrantes empezó en 2006. En 2010 aumentó exponencialmente la participación del crimen organizado, se vieron los efectos de la guerra contra las drogas, pero de 2010 a la fecha se ha ido agravando y cada vez hay menos grietas por donde sobrevivir”.

En una rueda de prensa el día 9 de septiembre, sentenció: “Si en México los migrantes flotaran como flotan en el mar Mediterráneo, tendríamos cadáveres por todo México flotando. Los migrantes aquí son invisibles, terminan en las fosas clandestinas o terminan como esclavos sexuales y laborales”

Además Sánchez Soler apuntó que a los migrantes “Les pasa de todo. Lo que menos les pasa son las golpizas los robos y que los dejan sin papeles… sin nada. Lo que menos  les pasa a las mujeres son las violaciones. Lo que más les pasa es que se mueren en el camino”, dijo.

Es una crisis verdaderamente humanitaria la que se vive en el país, existen casos de jóvenes que son tratados como esclavos recalco la activista al decir: “Tenemos el caso de un joven de Honduras que estuvo desaparecido 15 años y fue localizado aquí en México: lo tenía un cacique en un pueblo de Hidalgo, en un rancho, trabajando en las caballerizas, sin sueldo. Era un esclavo”.

“Se deben buscar acciones urgentes para evitar que los migrantes usen un tren de carga y no de pasajeros; desarrollar estrategias puntuales que garanticen la seguridad y la protección de los migrantes: combatir y erradicar a los grupos que vulneran sus derechos.” Fue el discurso de Peña Nieto al lanzar este plan en agosto del 2014.

Pero en México los migrantes son víctimas del Estado, el cual los persigue y no les garantiza sus derechos humanos, es por esto que deben buscar nuevas rutas para llegar al país del norte, pero estas rutas están infectadas de la delincuencia organizada y por ende son víctimas de asaltos, de secuestros, de trata tanto laboral como sexual.

12 septiembre, 2015
Notas Relacionadas