Actualidad


La Huacana y Churumuco registran su peor sequía en 85 años

Rodrigo Caballero/ @RodCaballero

Morelia, Michoacán. Los municipios de La Huacana y Churumuco, ubicados en la región conocida como bajo Balsas en el Estado de Michoacán, registran actualmente su peor sequía desde 1930 aseguran ejidatarios y académicos.

La falta de agua en la zona es tan grave que provocó la pérdida del 80 por ciento de la producción de sorgo, maíz, jamaica y ajonjolí que son los principales cultivos en la zona.

“En este año no hay reservas (de alimento) nosotros sembramos para autoconsumo y venta pero ahorita nos quedamos sin nada” denunció Eleuterio un ejidatario de Churumuco que perdió prácticamente toda su cosecha por la falta de lluvias en la zona.

Sin embargo, los pequeños productores como Eleuterio no son los únicos con pérdidas en sus parcelas, también las cooperativas que exportan jamaica y ajonjolí registran números rojos debido a los bajos volúmenes de cosecha.

Marcoeri Guzmán Aguirre de la Unión Regional de Cooperativas “Arroyo San Pedro Jorullo” aseguró que de las 40 toneladas de jamaica y ajonjolí que cosecharon en 2014 ahora solamente cosecharon 3 toneladas, es decir, apenas el 7 por ciento de lo que obtuvieron un año atrás.

A las autoridades no les importa

A pesar de la problemática que se vive en la zona donde incluso el ganado está muriendo por la falta de agua, a la reunión convocada en la Casa de Gobierno del Estado de Michoacán solamente acudieron 5 servidores públicos de bajo rango y uno de ellos llegó una hora y media tarde.

De acuerdo con Marcoeri Guzmán, la sequía provoca que al menos 2 mil familias de la Unión Regional sean afectadas directamente por lo que consideró “indignante” que muy pocos servidores públicos acudieran a la reunión convocada por la asociación Bajo Balsas.

En la junta donde participaron ejidatarios, académicos, presidentes comunales e investigadores, las grandes ausentes fueron las autoridades de los tres niveles de gobierno a quienes los campesinos acusaron de que no les importaba la situación.

Ni siquiera estuvieron presentes los representantes del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, del secretario de gobierno, Adrián López Solís, a quienes la organización Bajo Balsas les envío invitaciones con semanas de anticipación.

Otro personaje que brilló por su ausencia fue el diputado local, Raymundo Ortega Arreola, quien no solamente es el presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado de Michoacán sino que también es legislador electo en el Distrito XXII conformado por municipios como La Huacana, Múgica, Arteaga, Gabriel Zamora, Tumbiscatío y Churumuco.

Estas ausencias fueron catalogadas como “una falta de respeto” por el representante de la cooperativa de pescadores de Guadalupe Oropeo, Daniel Lozano Cruz, al declarar “me da tristeza que uno tenga que levantarse a las 4:00 de la mañana para estar aquí en Morelia por algo que nos afecta muchísimo y ellos que están aquí no se presentan”.

Daniel Lozano aseguró que no quieren “andar tomando carreteras” para que el Gobierno del Estado los escuche “queremos hacer las cosas derecho y venimos a que por lo menos nos des esperanza pero ni eso” aseguró el pescador.

A la reunión solamente llegaron servidores de la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente, la Coordinación de Planeación para el Desarrollo y la Secretaría de Desarrollo Rural en el Estado de Michoacán.

A nivel federal tuvieron representación la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) pero ningún organismo envió a un funcionario con capacidad de firmar compromisos con los ejidatarios.

Debido a esto, uno de los campesinos los confrontó y pidió que llevaran las demandas ante sus superiores a fin de tener una respuesta favorable “si no nos apoyan no vamos a tener para darle de comer a nuestra familia, no nos hagan venir de balde” concluyó el ejidatario.

13 noviembre, 2015
Notas Relacionadas