Política


SAT permitió la evasión de 730 mil millones de pesos en el último año de EPN

Durante muchos años, los gobiernos priístas y panistas al poder aprovechaban al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para perseguir opositores o críticos, o bien, premiar complicidades mediante “perdones” fiscales.

Tan sólo en 2018, el último año del Gobierno de Enrique Peña Nieto, se registraron enormes sumas en créditos en “cuentas orden” que no fueron recuperados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Según el SAT, el total de esa evasión fiscal fue de 730 mil 122 millones 69 mil 158 pesos, una cifra alarmante sobre todo si se toma en cuenta que la mayoría de esos impuestos no cobrados se debieron a corrupción, complicidad y sobornos.

Esos millones de pesos no recuperados fueron “cancelados” por motivos diferentes al pago, lo cual podría ser motivo de actos graves de corrupción gubernamental durante la administración pasada, involucrando especialmente a quienes llevaron la responsabilidad hacendaría: Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya.

Según los datos del SAT, la cuenta de orden que se utilizó el último año del Gobierno de Peña Nieto fue la número 794110201, con la clave de cómputo 860015, y el abono a la cuenta 794210201 y clave de cómputo 960020.

Créditos cancelados

Esa misma información revela que, en ese año, las cuatro entidades con mayor movimiento de créditos fiscales “cancelados” fueron:

Además, otro de los motivos de probable corrupción es la cancelación de créditos fiscales por “insolvencia” a la cuenta de cargo 79461, con la clave 860077.

Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda y Enrique Peña Nieto se funden en un abrazo. Foto: Especial.

El único abono a la cuenta 79451, clave 960078, incluye un registro de 282 mil 894 millones 744 mil 310 pesos, hecho por la Administración Desconcentrada de Recaudación (ADR) De Michoacán.

Los especialistas también señalan el registro de las formas de pago 950084, por “condonaciones de multas y recargos”, aplicada únicamente por Coahuila, donde el Gobernador es Miguel Ángel Riquelme.

Las cifras sugieren hacer una revisión documental y justificadora del soporte comprobatorio de las operaciones, ya que indudablemente se tuvo que emplear “fundamentación oficial” para su registro, por lo que podrían recuperarse algunos cientos de miles de millones de pesos condonados.

José Antonio Meade y Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

De igual manera, se observan operaciones modificadoras en la contabilidad de Petróleos Mexicanos (Pemex) del sexenio pasado, respecto a los ingresos sujetos al pago del IEPS, donde la finalidad sería determinar la procedencia de la evaluación de los resultados, para determinar si hubo recursos públicos desviados correspondientes a 2018.

Contradicciones e irregularidades

En Quintana Roo, un registro con la clave 950245 por “condonaciones de créditos fiscales y sus accesorios” fue hecho por una suma de 3.9 millones tan sólo en el mes de febrero.

Luego, con la clave 950150, por “condonación de multas”, algunos de los pagos no corresponden a dichas multas, como señala el concepto, ya que en abril hay un importe de 64.3 millones de pesos que no son multas, como se indica.

En el rubro de reducción de multas y condonaciones se muestra un listado de algunos contribuyentes muy beneficiados, por ejemplo, durante el ejercicio fiscal de 2018, un contribuyente fue condonado parcialmente en un solo día, 8 de agosto, por 3 mil 741 millones 589 mil 242 pesos, en 14 movimientos realizados.

Los analistas observan que, de ese expediente, deberían ser revisados por la nueva administración tanto el adeudo como la procedencia del soporte documental, ya que en esta decisión de reducción y condonación de impuestos se afectó la Ley de Ingresos, como el IST y Accesorios.

También aparece una clave 950161, por “condonación parcial de créditos fiscales”, con registros reportados en la Ciudad de México entre julio y agosto de 2018, a sólo tres meses de concluir el sexenio de Peña, por un total de 5 mil 731 millones 316 mil 298 pesos.

Con información de la columna “Oficio de Papel” de Miguel Badillo para Contralínea.
3 febrero, 2020
Notas Relacionadas