Salud


Una copa de vino tinto con la cena podría favorecer a los diabéticos

Ir21 / Foto: Getty Images

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad Ben-Gurión del Néguev de Israel vuelve a encontrar beneficios en el consumo moderado de vino tinto, esta vez para las personas con diabetes tipo 2. Sin embargo expertos sugieren que «la evidencia de que el vino tinto puede ayudar a mejorar la gestión de la diabetes es extremadamente débil».

Que el consumo moderado de vino tinto ofrece beneficios para la salud ya es popularmente conocido, y un nuevo estudio de la Universidad Ben-Gurión del Néguev de Israel concluyó que una copa de vino tinto con la cena puede mejorar la salud del corazón de las personas con diabetes tipo 2.

Los científicos trabajaron con 224 pacientes para la investigación de 45 a 74 años de edad a los cuales se les asignó al azar beber con su cena por un período de dos años 150ml de agua mineral, vino blanco o vino tinto. Como resultado encontraron que el consumo moderado de vino tinto llevó a niveles más bajos de grasa en la sangre, un aumento del colesterol bueno y menos colesterol malo.

Algunos de los participantes además lograron controlar los niveles de azúcar en la sangre mediante el consumo de vino tinto, algo que no sucedió con quienes bebieron vino blanco. Esto sugiere que son los compuestos de las uvas de vino tinto las que favorecen en ese sentido y no el alcohol en sí.

El vino tinto contiene siete veces más fenoles que el vino blanco, y resveratrol, un compuesto natural que se encuentra en la piel de la uva roja.

Iris Shai, autor principal de la investigación expresó que “las diferencias encontradas entre el vino tinto y blanco se opusieron a nuestra hipótesis original de que los efectos beneficiosos del vino están mediados principalmente por el alcohol”.

La investigación fue publicada en la revista Annals of Internal Medicine y encontró además que quienes bebieron vino, ya sea blanco o tinto durmieron mejor que quienes cenaron con agua.

En ese sentido los autores expresaron “no vimos relacionados con el vino adversos acontecimientos, síntomas o cambios significativos en la calidad de vida, excepto que informaron que la calidad del sueño se mejoró significativamente en ambos grupos que bebieron vino en comparación con el del agua”.

Ingleses tienen otra visión

Por su parte el Dr. Alasdair Rankin, director de investigación en diabetes del Reino Unido no se mostró a favor de este estudio y expresó que “la evidencia de que el vino tinto puede ayudar a mejorar la gestión de la diabetes es extremadamente débil” y agregó las personas diabéticas deben en realidad alejarse del consumo de alcohol y no aumentarlo “en la actualidad, la mejor manera de controlar la diabetes tipo 2 es tomar los medicamentos prescritos y mantener un peso saludable a través de la actividad física regular y una dieta sana y equilibrada que sea baja en grasas saturadas, azúcar y sal”.

 

15 octubre, 2015
Tags: , ,
Notas Relacionadas