Lo más leído


Seguridad, la principal demanda de Nahuatzen

Pedro Cervantes /@thachi3_0

Morelia, Michoacán.-La seguridad, siempre ha sido una de las principales demandas que han tenido los comuneros de Nahuatzen, pero ante la omisión de las autoridades municipales y estatales, decidieron organizarse para crear su propio cuerpo policiaco y un Consejo Ciudadano que atienda sus problemáticas.

En entrevista con Michoacán TresPuntoCero, los habitantes de la cabecera municipal de Nahuatzen, que el día de ayer martes protestaron en el Congreso del Estado, dieron a conocer que desde el mes de junio comenzó la problemática en la comunidad, cuando pobladores de Sevina invadieron su territorio. Ver nota

Desde que iniciaron las campañas para la elección de presidencias municipales, los comuneros presentaron planes de trabajo donde describían las necesidades más apremiantes de la región, incluido el tema de la inseguridad, los documentos fueron recibidos y firmados por los aspirantes a la alcaldía, incluido el ahora presidente municipal, Miguel Prado Morales.

«Dicho asunto ahora es el motivo que ha desbordado la ingobernabilidad en nuestro municipio”, manifestaron los habitantes.

Informaron que desde mediados de septiembre fueron atacados por la fuerza indígena, «secuestraron a uno de los compañeros, que fue liberado horas después, por lo que se tuvo que hacer la retención de varios funcionarios locales. Al día siguiente, una comisión de Gobierno del Estado del estado, encabezada por el procurador regional de justicia, pidió la liberación de los funcionarios a cambio de que el Ejército brindaría seguridad en nuestro pueblo».  Ver nota

“Sólo pasó un día para que llegara un comando de granaderos, que reprimió a la comunidad, no les importó que hubiera niños, mujeres o ancianos. En ese momento el pueblo se levantó en una lucha que continúa hasta hoy día”, relató uno de los comuneros.

Desde el mes de septiembre hasta ahora, las cuatro entradas del municipio continúan cerradas, se instalaron barricadas para verificar quien entra y sale de la población, y garantizar así la seguridad de los habitantes. Se les ha invitado a diferentes diálogos con el gobierno, pero los comuneros las catalogan de «estériles», pues no se resuelve nada.

“El Gobierno del Estado, nos señaló que si entregábamos las armas, que se les cayeron a los granaderos al momento que nos atacaron, y una patrulla que teníamos retenida, ellos nos reconocerían como un grupo de seguridad, con todos los requisitos que se ocupan, como adiestramiento, examen de confianza, etc.”

La decisión de manifestarse este martes en el Palacio Legislativo, se derivó luego de que los diputados de la LXXIII Legislatura se comprometieron a que atenderían sus demandas desde el pasado 11 de diciembre, pero como incumplieron a su acuerdo, desde la mañana llegaron al Congreso para “exigir el reconocimiento de la policía comunitaria”.

Reiteran que la seguridad es el principal motivo de su movilización, “queremos buscar un cuerpo de policías especializado en la vigilancia, para detener a los grupos delincuenciales, pero estos deben de ser gente conocida, no gente de otras comunidades o estados”, argumentan.

“Sabemos que debe existir un Examen de Control y Confianza para los elementos que van a estar a cargo de la seguridad de nuestro pueblo y ya lo hicieron, pero el titular de Gobierno de manera abrupta, rompe todo el diálogo que hemos tenido.”

Si bien la comunidad de Cherán está a menos de 10 minutos de Nahuatzen, cada pueblo mantiene sus problemáticas independientes. “Cherán se organizó para poder tener una seguridad propia, a nosotros lo que nos ha llevado a esta situación es la negatividad del presidente municipal a reconocer la necesidad de tener un grupo de seguridad de confianza que nosotros conozcamos”.

Refieren que la lucha del pueblo de Nahuatzen, ha estado aislada, ni el pueblo de Cherán u organizaciones indígenas o colectivos nacionales han apoyado. «Solamente la organización de los habitantes ha sido la que ha estado resistiendo en las diferentes barricadas», lamentan.

Nos comentan que “la organización del pueblo, está a cargo de cuatro consejeros propietarios, y cuatro suplentes, cada uno representa un barrio diferente de los cuatro que tiene Nahuatzen, esa es la cabeza de organización; y a su vez cada barrio tiene un consejo de 20 personas, donde se exponen problemas y se busca la solución.”

Las comunidades que pertenecen a Nahuatzen, han respetado la lucha de los que viven en la cabecera municipal, pero sin una participación activa.

“Nosotros nos vimos sometidos a desiciones unilaterales de las autoridades, que han afectado la convivencia entre los habitantes de nuestro pueblo, nos vimos obligados a tomar acciones, hacemos un llamado a los diferentes pueblos a manifestarse en la medida de sus posibilidades, a no quedarse callados para recuperar la seguridad que nos han quitado», señalan.

 

 

27 enero, 2016
Notas Relacionadas